Con la pandemia apoderándose del negocio de los viajes, aquellos a que no se pueden dar el lujo de esperar hasta que la aviación comercial recupere su forma han optado por utilizar la aviación privada para llegar a destino. Con las nuevas realidades de los viajes en plena vigencia, los pasajeros están más preocupados por la seguridad, la privacidad, la higiene y la flexibilidad. Y como la aviación privada nos permite minimizar todas las preocupaciones anteriores, los clientes están haciendo la transición a este segmento para reducir las incertidumbres creadas por la pandemia, lo que resulta en muchos pasajeros nuevos en este segmento.

La aviación privada es una decisión empresarial. Las empresas prosperan gracias a la rentabilidad, por lo que tener la flexibilidad de viajar cuando y donde sea es primordial para el éxito a largo plazo de una empresa. Debido al Covid-19, los nuevos viajeros están experimentando las comodidades de la aviación de negocios, desde altos ejecutivos que estaban acostumbrados a viajar en primera clase, hasta personas de negocios y familias de todos los orígenes dispuestos a dar el siguiente paso para satisfacer sus necesidades de viaje.

Kyle Patel, CEO de la compañía de aviones privados BitLux, ha notado esta tendencia creciente en los últimos seis meses y la ve como una oportunidad para ambas partes.

BitLux private aviation, style above the clouds

Jetiquette ejecutivo

Al alquilar un vuelo privado, los viajeros agregan inmediatamente al menos dos horas más a su día, incluso más si el vuelo es internacional. No es necesario llegar tres horas antes a un aeropuerto abarrotado después de pagar miles de dólares por ese boleto comercial de primera clase. ¿Y ese salón preferencial? ¿Demasiado lleno? Bueno, la contraparte de la aviación comercial, el FBO (Operador de base fija) o terminal privado, llamará tu atención.

El FBO es donde comienza y termina la experiencia del jet privado. O, como dice simplemente Patel, “el lugar que cambiará para siempre tu percepción sobre los viajes aéreos, al poner malas experiencias en el espejo retrovisor. Una vez que lo pruebas, no hay vuelta atrás». Cuando llegues al terminal privado, tu avión te espera a solo unos pasos de distancia.

Pero antes de llegar, ¿cuál es el código de vestimenta para un viajero en jet privado? Ya sea por placer o por negocios, la regla de la comodidad se aplica en la aviación ejecutiva, a menos que necesites vestirte formalmente para una reunión inmediatamente después de aterrizar. Depende totalmente de ti. E incluso si ese es el caso, tener tu equipaje a la vista siempre te permitirá cambiarte antes de tu próxima parada.

Antes de subir a bordo, siempre es bueno estar al tanto de la evolución del vuelo privado y de lo que lo hace genial en la actualidad. Ya no es solo para los súper ricos; el lujo no es un activo codiciado y la flexibilidad es lo que mantiene a los clientes en sus asientos. Flexibilidad para salir y aterrizar en casi cualquier aeropuerto del mundo, para realizar cambios de última hora en la ruta mientras aún está en el aire y para personalizar completamente su experiencia a bordo. Y sí, también puedes traer tu mascota.

La seguridad es lo primero, siempre, depende del cliente qué hacer con su experiencia en jet privado. Bienvenido al punto de referencia de eficiencia de tiempo, comodidad, seguridad y confiabilidad.